MICROPIGMENTACIÓN DE LABIOS

Se utiliza un aparato que se llama dermógrafo, que realiza un movimiento de vaiven sobre la piel, depositando el pigmento elegido.

Los colores se seleccionan previamente, se meclan y se combinan, para conseguir el tono deseado. En una primera sesión, se procederá ha realizar una prueba de color, en una zona oculta, cuya finalidad y transcuridas 1 o 2 semanas, es verificar que el tono y color elegidos es el adecuado. Durante la segunda sesión se procederá a depositar en la epidermis los pigmentos. Previamente se diseña la zona que se va a pigmentar, consensuando con el paciente la forma y el color. Se procede a realizar la anestesia local o troncular, con la finalidad de eliminar cualquier molestia que pudiera aparecer durante el proceso de implante del pigmento.